facebook linkedin blog

“La felicidad sólo es real…”


Posted by


Citemos una vez más a Christopher McCandless, el joven que se fue a Alaska buscando la felicidad y lamentablemente murió hace veinte años dentro de un bus abandonado. Desde que conocí su historia hubo dos hechos que me llamaron mucho la atención. Del primero ya escribí en el artículo anterior, así que hablemos del segundo. Entre las líneas de un libro que llevó consigo, Chris con letra frágil escribió una frase que en mi opinión es genial e impactante: «Happiness only real when shared» (La felicidad sólo es real cuando es compartida).

happiness1

La frase no dice dónde encontrar la felicidad ni en qué consiste, sino que evidencia una condición. Para que se pueda hablar de felicidad, para que ésta sea real, tiene que ser compartida. No hay felicidad solitaria, podríamos decir. La soledad y la felicidad no van juntas.

Pero ¿qué significa compartir la felicidad? No creo que se refiera únicamente a tener a alguien al lado mientras se es feliz. Ni tampoco a contarle a alguien lo feliz que soy. No podemos saber a qué se refería Chris, pero sí podemos reflexionar a partir de la pista que nos dejó.

Creo que se comparte aquello en lo que otros tienen parte, es decir compartimos algo en lo que participamos con otros. Cuando miro un atardecer hermoso junto a alguien, estoy compartiendo la experiencia. Cuando sufro una pena con otra persona, estoy compartiendo el dolor. Cuando me río junto con otros, estoy compartiendo la alegría. Lo mismo sucede con la felicidad. Cuando vivimos con otros lo que nos hace felices día a día, estamos compartiendo la felicidad. Cuando se camina juntos hacia el horizonte de la felicidad, se está compartiendo la felicidad.

juntos

Ahora bien, con la felicidad no pasa como con el atardecer o el dolor. Hay una diferencia importante. El atardecer puede no compartirse y sigue siendo muy real. En cambio la felicidad no compartida se desvanece, se desfigura, al punto tal que podríamos decir que sin los demás no hay felicidad. Por ello creo que la felicidad es un horizonte hacia el cual es indispensable caminar de la mano con otros. O desde otra perspectiva, la felicidad es una experiencia de plenitud que solo se da auténticamente cuando se vive con otros.

¿Y cómo compartir la felicidad en lo cotidiano? Responder esta pregunta implicaría muchísimas páginas. Así que sólo diré tres cosas que me parecen fundamentales. Lo primero es compartir las experiencias profundas que nos hacen ser felices con las personas con quienes queremos ser felices. Lo segundo es buscar una comunión en el ideal de felicidad, pues si hay horizontes diferentes cada uno caminará por su lado. Y es evidente que no se puede caminar juntos si uno va hacia el sur y otro hacia el norte. Y por último es necesario aprender a caminar juntos hacia ese ideal día a día y paso a paso.

Hasta la próxima…

Comments

comments